El secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Haitham Al Ghais, dispensó una visita al presidente Nicolás Maduro Moros en el Palacio de Miraflores, donde el mandatario venezolano le pidió expandir la influencia de la OPEP+ para la estabilidad del mercado mundial.

Desde el Salón Ayacucho del Palacio de Miraflores en Caracas y acompañado del vicepresidente sectorial de Economía, Tareck El Aissami, el jefe de Estado dio la bienvenida al ilustre dirigente del bloque energético mundial, del cual Venezuela es una de las naciones fundadoras.

En el encuentro, el presidente venezolano pidió al secretario general extender a la organización, el mensaje de Venezuela para la defensa y estabilidad del mercado mundial, con precios justos de los hidrocarburos y a su vez, expandir el trabajo en colaboración con los aliados y socios estratégicos en la OPEP+.

“Esta reflexión hecha desde Venezuela, se ha intercambiado con nuestro secretario general, que me atrevo a hacer pública ante la presencia de embajadores y embajadoras de los países OPEP y OPEP+”, agregó.

Pidió al secretario general para que en los años 2023, 2024, 2030 y los años por venir, la OPEP+ juegue el papel de conductor y de dirección del mercado petrolero mundial, cada vez más con influencia y determinación.

“Esta es nuestra visión que compartimos con usted, secretario general, vamos a la expansión y consolidación de la OPEP+, y vamos a llevar las riendas del mercado petrolero con determinación, con autonomía, con independencia y con un objetivo, la estabilidad energética y económica del mundo”.

Auguró que a 62 años del nacimiento de la OPEP “desde Caracas decimos hoy: hay cada vez más OPEP para el futuro de la humanidad”.

En la ceremonia, el presidente Maduro aprovechó la oportunidad para condecorar al dirigente petrolero venezolano Álvaro Silva Calderón, con la orden Libertadores y Libertadoras de Venezuela, en honor a su trayectoria en este campo, pues fue asesor del reconocido e ilustre experto petrolero de la nación Juan Pablo Pérez Alfonso, quien participó en la década de 1960 en la fundación de la OPEP.

Aseveró que Venezuela desarrolla un papel esencial en la estabilidad energética mundial y consideró que el país está bendecido por Dios, al poseer las grandes riquezas naturales en su territorio, además de ser la mayor reserva petrolera del mundo. Alabó, además, el trabajo realizado por el presidente Maduro en la fortaleza que hoy tiene la OPEP.