Nuestras escuelas técnicas forman una juventud protagonista de su futuro

Caracas, 25.10.2017 (Prensa MPPE).-Durante la transmisión del Programa Radial Encuentro Popular desde la Escuela Técnica Industrial Robinsoniana Gregorio Mac Gregor en Coche, Alexander Carreño, director del plantel educativo, destacó que en las escuelas técnicas se forman talentos para las industrias y para el servicio de la nación.

“Producimos talento para las industrias y para el servicio a la nación en las menciones de electrónica de electricidad y maquinas y herramientas, los muchachos se preparan para resolver problemas relacionados a sus especialidades”, agregó Carreño.

Asimismo, el docente indicó que la institución para este nuevo año escolar cuenta con una matrícula de 860 estudiantes, que “son distribuidos en el área básica donde aprenden los conocimientos académicos y luego pasan al área profesional donde ya son preparados para la formación de técnicos medios”, detalló Carreño.

 

Seguidamente, el director de la ETIR Gregorio Mac Gregor expresó su agradecimiento por todo el apoyo recibido por parte de los entes gubernamentales como el Ministerio de Educación, FEDE, INCES y al personal docente que están demostrando que si se pueden transformar las  escuelas técnicas en un espacio de producción y sustentabilidad al servicio de la comunidad.

Por su parte, el responsable del MPPE garantizó que la ETIR Gregorio Mac Gregor quedará impecable y será dotada en su totalidad para que se convierta en la vanguardia del relanzamiento de la Educación Técnica venezolana.

Una juventud con futuro

“El liceo y la universidad son insustituibles en la vida de cada joven, aprópiense de este momento y espacio de la vida para que puedan ser felices hacia el futuro”, exhortó Jaua a los jóvenes estudiantes.

Además, Jaua recalcó que los estudiantes deben tener una visión de futuro como líderes y lideresas, sin caer en el repetido patrón de subordinación. “No podemos caer en la cultura de la subordinación de un patrón, deben asumirse como protagonistas del futuro propio y que se piensen como directores, subdirectores, emprendedores de una empresa, siempre al frente con liderazgo”.

El estudiante Harrison Arráiz, comentó que “no sabía arreglar bombillos y fue un compañero que me enseñó, pero en lo que le puse interés y a través de la práctica aprendí a reparar varios para la comunidad, de igual forma es un orgullo para mí ser un aporte más para mi liceo y hacer que cada día sea mejor”.

(Texto: Yeniffer Maldonado/ Foto: Silvino Castrillo)