La historia como mecanismo de transformación social

Caracas, 22.10.2017.- (Prensa MPPE).-Para reconocer la labor de seis insignes historiadores venezolanos, el Gobierno Bolivariano, a través del Ministerio del Poder Popular para la Cultura entregó la primera edición del Premio Nacional de Historia, en el auditorio del Museo de Arte Contemporáneo Armando Reverón, en Caracas.

Pedro Calzadilla, presidente del Centro Nacional de Historia, expresó que este galardón se inscribe “dentro de un esfuerzo más amplio para darle reconocimiento justo a quienes desde este terreno, libran y han librado, desde hace muchas décadas la batalla por la defensa y la identidad de nuestra soberanía, memoria e historia, a quienes hoy premiamos vienen de esos tiempos”.

Una de las galardonadas con el Premio Nacional de Historia fue la profesora América Bracho, quien señaló que se siente muy orgullosa de recibir tan importante premio, y ratificó su compromiso con la continuación del trabajo de investigación y enseñanza en los libros de la Colección Bicentenario, además acotó que fue una gran responsabilidad el pedido hecho por el Comandante Chávez, la realización de tan importantes obras que cuentan con distribución gratuita.

“Cuando lo reconocen así me siento muy satisfecha, lo recibo con mucho orgullo. Cuando participé en la Colección Bicentenario, asumiendo el trabajo con muchísimo orgullo y responsabilidad, quien indicó la necesidad de hacer esos libros y su distribución gratuita, fue el Presidente Chávez el responsable, y fue pedido por Bolívar en su poder moral”, señaló Bracho.

Por su parte, Omar Hurtado destacó que recibe el premio para la realización de un tributo a sus maestros de quienes “sigo aprendiendo, que son parte de mi inspiración, y a los numerosos estudiantes y amigos que me han acompañado, también me han estimulado a seguir investigando”, dijo.

Entretanto, para Arístides Medina Rubio, otro de los galardonados, resaltó que es importante que el Gobierno Bolivariano reconozca la labor de las y los historiadores, con la creación y entrega de este premio, que anteriormente habían sido reconocidos por el Ministerio de la Cultura.

“Por primera vez en el país, se está haciendo un reconocimiento a los historiadores, los historiadores nos habíamos sumado en los premios nacional de cultura, en alguna de sus expresiones, pero no existía un premio nacional de historia, de manera que ahora, es mi primer motivo de complacencia”, dijo Medina Rubio.

En consecuencia, Medina Rubio añadió además que son muchos los años que ha dedicado al rescate e investigación en el área de la historia, en los procesos de enseñanza, y en todo lo “que tiene que ser el compromiso de un historiador, por eso estoy muy complacido, se está haciendo un reconocimiento a una gestión que han hecho muchos historiadores del país”.

Conformación de las repúblicas escolares

En efecto, uno de los puntos más importantes para el vicepresidente de Planificación, Ricardo Menéndez, quien estuvo presente en la entrega del Premio Nacional de Historia, es la concepción de la historia como más que una asignatura, un área donde las y los estudiantes desarrollen formas de pensamiento, cargados de principios y valores.
“Hay una forma de que la historia no sea solo una materia no sea solo un asignatura, que sean formas de pensamiento, sean principios y sean valores, como lo decía la profesora América hace 35 años, que los principios no se enseñen, se inculquen”, dijo Menéndez.

Asimismo, está anudado a lo expuesto en las Repúblicas Escolares, donde se comparten experiencias y se forman conciencias, para brindar los cimientos a la construcción de una sociedad; con el objetivo de cumplir con tan hermosa labor, Menéndez se postuló para ser voluntario en hacer del antiguo instituto de educación integral, una sede de la Micromisión Simón Rodríguez.

“Las repúblicas escolares son experiencias y formación de conciencia, con experiencias de construcción de las sociedades, hay dos propuestas, tomar la sede del antiguo Instituto de Educación Integral, lo pongamos sede la Micromisión Simón Rodríguez, y si lo aceptan, me uniré como voluntario a ese proyecto. Tenemos que escribir sobre las experiencias de las repúblicas escolares, para que los niños y niñas puedan ver el futuro y los principios de como se construye una sociedad”, concluyó Menéndez.

(FIN//Texto: Inés Herrera/Fotos: Keinzler Urbina)