Constituyente abre la posibilidad de diálogo ante la insurgencia de sectores de la oposición

Caracas. 05.05.2017 (Prensa MPPE).- “La primera gran motivación de la convocatoria a la  Asamblea Nacional Constituyente es poder abrir un gran diálogo nacional frente a la imposibilidad de dialogar con la dirigencia de la oposición venezolana, la cual ha tomado la decisión de iniciar un proceso de insurgencia armada contra la República y el proceso popular revolucionario que encabeza el presidente Nicolás Maduro”, expresó el presidente de la Comisión para la Asamblea Nacional Constituyente, Elías Jaua Milano.

Desde el Salón Ayacucho del Palacio de Miraflores, Jaua se  refirió a los llamados a la rebelión de algunos dirigentes políticos de la oposición, alcaldes y gobernadores y a la contratación de bandas delictivas que actúan de manera violenta en horas de la noche.

“En la mañana hay protestas pacíficas, en la tarde hay manifestantes violentos y en la noche salen bandas criminales a disparar en las calles. Hay una decisión tomada por la Mesa de la Unidad Democrática  (MUD) de tomar el camino de la violencia como parte de una estrategia avalada por sectores de poder extranjeros. Todo eso obliga a una medida extraordinaria en el marco de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela para lograr, por el camino democrático, constitucional y pacífico, la paz en Venezuela”.

Del mismo modo, Jaua destacó que esta convocatoria a Constituyente “se trata del pueblo en ejercicio del poder originario, tal y como lo manda la Constitución Nacional”, indicó, durante la reunión que sostuvo con las fuerzas sindicales y gremiales del país.

En el encuentro participaron voceros e integrantes de la Confederación de Trabajadores Unitarios de Venezuela, de la Central de Trabajadores de Venezuela y de la Fuerza Sindical Bolivariana, entre otros.

Dijo que el objetivo central de la Constituyente no es cambiar la Constitución, sino abrir un espacio político para un gran diálogo nacional.

“Es imposible lograr la normalidad del país con una Asamblea Nacional en desacato y que desconoce a las autoridades de la República. Todos esos elementos nos hacen sostener que la única salida que hay para frenar el avance de la violencia y la confrontación es una ANC que abra el debate para la reorganización del Estado. Se trata de una apuesta por la paz para abrir un camino donde se  consulte al pueblo y se detenga el conflicto que está en marcha”, detalló Jaua.

Por su parte, Wills Rangel, presidente de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros, dijo que la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente constituye un acto de desprendimiento del presidente Maduro por la paz del país.

“Esta primera reunión con la comisión del proceso constituyente contempla la participación de todos los trabajadores del país, independientemente de su posición política. Aquí está en juego la Patria y por ello debe haber un diálogo amplio. El desprendimiento del presidente Maduro tenemos que valorarlo, porque él es un dirigente sindical más. Vinimos a debatir lo relativo a la paz, a la no injerencia y a la expansión de los 18 años de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la cual requiere de la consolidación de las misiones,  milicias obreras y otros desarrollos. Esperemos que vengan más dirigentes que sean la expresión de los trabajadores”, destacó Rangel.

(FIN//Texto: Pablo Duarte/Fotos: Richard Sánchez)