Berenjenas al ajillo

Pasos a seguir para hacer esta receta:
1

En muchas recetas encontrarás como principal paso antes de cocinar la berenjena rociarla en sal y dejarla reposar durante 20 o 30 minutos para que suelte su acidez. Pues bien, debes saber que ya puedes ir saltando ese paso porque las berenjenas que compramos actualmente no tienen la acidez de antaño, por lo que es completamente inútil hacer esto.

Sin embargo quizá sea conveniente hacerlo cuando preparamos berenjenas fritas y lasaña de berenjenas, pues en ambos casos es oportuno ayudar a la berenjena a soltar su agua para obtener un resultado más consistente. El caso es que es si lo olvidas o no tienes tiempo no pasará nada y obtendrás igualmente un plato delicioso.

2

Para comenzar a hacer estas berenjenas al ajillo deberás pelar y cortar en pequeños cubos el ajo, reserva y continúa con las berenjenas. Lávalas, pélalas y córtalas en cubos, rodajas o tiras, como te apetezca más consumirlas.

3
En una sartén grande o una olla preferiblemente antiadherente añade aceite de oliva y lleva a fuego medio. Cuando esté caliente agrega el ajo que has picado previamente y baja un poco el fuego, deja cocinar durante 2 minutos aproximadamente pero vigilando que el ajo no se queme, por eso es importante hacerlo a fuego bajo.

4

Transcurridos los dos minutos comienza a añadir poco a poco la berenjena, ve removiendo para asegurarte de que todo el ajo no se queda al fondo ya que corres el riesgo de que se queme. Añade sal y pimienta al gusto, remueve nuevamente y deja cocinar entre 10 y 15 minutos.

Sabrás que tus berenjenas al ajillo están listas cuando las mismas hayan adquirido un tono marrón y una apariencia tierna. Ve probando mientras cocinas para asegurarte de que tienen el punto de sal deseado.

5

Una vez listas apaga el fuego y sirve, recuerda espolvorear un poco de perejil fresco cortado en el momento para intensificar su sabor. Esta receta puede comerse caliente o fría, contando con un sabor genial.

Fuentes:

Más Entradas Recientes